23 enero, 2017 - No Comments!

Cómo abrir un negocio en Mallorca y sobrevivir al intento

¿Alguna vez han estado en la situación de tener que parar a por algo de picar antes de ir a trabajar, llegar corriendo a la panadería más cercana y alegrarse porque sólo tienen una persona delante? Maravilloso, piensan. Pues no se alegren tanto, que esto es Mallorca. La realidad será que se pondrán a parlotear sobre si “Manolito este año me las ha aprobado todas”, “Uy, pues al mío este año le apunté a repaso porque creo que me ha salido tarado, como su padre...”. Da igual que den saltitos o muevan la pierna como si fuesen el batería de Whiplash. Si se dan cuenta, se molestarán por meterles prisa. En la isla, aquí todo, poc a poc i amb bona lletra.

picasion.com

Y este factor no sólo afecta a los consumidores, sino también a los empresarios. Si son extranjeros viviendo en la isla nos comprenderán perfectamente porque el choque es brutal. Llegarán aquí con una idea de negocio que les va a hacer millonarios y el paraíso a quince minutos en coche. Empezarán el plan de construcción a tres meses y ¡PUM! primera sorpresa: “Sí,sí caballero, en tres meses tiene aquí a toda Palma tomándose el café”, y lo que eran tres meses serán diez.

Los autóctonos ya estamos acostumbrados, pero a la hora de abrir un negocio, ese poc a poc nos importa un comino. Lo que queremos son resultados y los queremos ya. Intenten no perder la cabeza y tómenlo como algo meditativo. En definitiva, indaguen en su lado Zen. Así que aquí les dejamos con tres situaciones bastante comunes a la hora de abrir un negocio:

 

SITUACIÓN Nº1

Llevan una semana intentando quedar con uno de sus clientes -o lo que sea- y cada día le dice que la reunión va a tener que posponerse. Típico.

picasion.com

¿Qué hacer? En primer lugar, absténganse de tomar más de un café al día y prueben con tila. En segundo lugar, tengan siempre un plan B y reprogramen las reuniones de ese día. Les recomendamos encarecidamente la aplicación Doodle, en la que el mismo cliente puede escoger un hueco en sus agendas para ahorrarse dramas.

 

SITUACIÓN Nº2

Llega el momento de hacerse las tarjetas de presentación. ¿Qué ilusión verdad? Contratarán un diseñador gráfico, se pasarán semanas puliendo detalles y cuando lleguen al diseño definitivo y vayan a la imprenta, otra vez la realidad: “Uy, no no, esto nosotros no lo hacemos” o “Sí claro, el presupuesto de 200 tarjetas será de unos 600€”.

picasion.com

¿Qué hacer? En primer lugar, busquen en Internet presupuestos más baratos. Que sí, que cuando lleguen se llevarán la desilusión de su vida, pero intenten ser creativos y denle su punto. En segundo lugar, continúen tomando tila e intenten no gritar al teléfono, que está feo.

 

SITUACIÓN Nº3

¡Ha llegado el momento de dar de alta la empresa! Horror, se lo decimos ya, horror. Busquen información por Internet y escojan el día que tengan más energía para irse a Hacienda (si no, morirán). Probablemente esperarán 40 minutos a que les toque su turno y cuando se sienten delante del funcionario, les informará de que les faltan 500 papeles y  sangre de unicornio, los Horrocruxes para matar a Voldemort  y las llaves de Narnia, que si no, nada. Eso sí, para cobrarles el alta tardarán 0,05 segundos.

picasion.com

¿Qué hacer? Esto es Mallorca. Indaguen entre sus contactos para ver si alguien tiene un amigo de un amigo que trabaje en la Administración Pública. En el caso de que no encuentren a nadie, les recomendamos que contraten una consultoría para que les lleven los temas administrativos. Ya ven, a veces es mejor pagar y ahorrar en salud.

Así que, amigos, en definitiva, abrir un negocio en la isla y que funcione es posible. Sólo tienen que tener a mano el contacto de alguna escuela de yoga, o si les va más la marcha, pásense al kick boxing para soltar el estrés.

Published by: Amanda Nolla in Blog
Etiquetas: , ,

Comments are closed.