Si ya funciona, métele mano

 

Entrar en un sitio porque te llama la atención y preguntarte: ‘¿Y esto qué es lo qué es?’. Uno de los espacios con más carácter de Palma se encuentra en C/ Mateo Obrador 1 y no es más que un FabLab, en cristiano, laboratorio de fabricación.

Para las abuelas, niños y la mayoría de los mortales, en Artik Center puedes encontrar todo tipo de herramientas tradicionales, tecnológicas e innovadoras, mesas donde llevar a cabo tus fechorías, una zona de producción con sus focos, sus grabadoras y otros cachibaches. Pero sobre todo, puedes encontrar individuos con una idea poco convencional de cómo hacer un negocio.

Pablo Attfield, fotógrafo y productor, lleva la productora Komposit Studio, Bruno Fernández es diseñador de producto y Álvaro Rodríguez es ingeniero y se centra en la parte de mecánica y electrónica. Estos tres mosqueteros,  junto con sus colaboradores y clientes, trabajan día y noche en lo que les apasiona e invitan a todo aquel que haya tenido una idea y no sepa cómo ponerla en práctica a que se presenten en el local para juntos encontrar una solución viable.

De óptica vanguardista, que no futurista, intentan estar al tanto del último grito. Su pensamiento inquieto y emprendedor no les permite colgar su traje de ‘trabajo’ al llegar a casa, puesto que su trabajo es su forma de vida.

Su antilema es: ‘Si esto ya funciona, ¿Para qué lo tocas?’.